El Monumento a la Paz (también llamado Virgen de la Paz) es una colosal escultura conmemorativa de la Virgen Maria, realizada completamente en concreto, levantada a 11 km al suroeste de la ciudad de Trujillo, en Venezuela.​ Con 46,72 metros de altura, 16 metros de ancho, 18 de profundidad en la base y unas 1200 toneladas, es la escultura habitable más alta de America,​ siendo centimetros más alta que la estatua de la libertad de Nueva york en Estados Unidos y la estatua del Cristo Redentor de Rio de Janeiro en Brasil. También es la estatua dedicada a la Virgen María más alta del mundo.

El Monumento Virgen de la Paz —esta en la cima más alta de la ciudad, donde acude una gran cantidad de visitantes por ser éste el lugar turístico más visitado de la capital del estado.

El monumento está ubicado, además, a una altura de 1.600 msnm en la llamada Peña de la Virgen—donde se dice que apareció la virgen en el año 1570—, por lo que a la altura de la obra misma, junto a la de su enclave de montañas y vegetacion tropical, proporcionan una espectacular vista panorámica de la región.  Fue inaugurada el 21 de diciembre de 1983 por el entonces presidente de Venezuela Luis Herrera Campins, obra diseñada por el escultor Manuel de la Fuente (Cádiz, España 1932- Mérida, Venezuela 2010) .

Llegar al Monumento Virgen de la Paz es muy fácil y es el orgullo de los trujillanos, de modo que si usted le pregunta a cualquier oriundo con gusto le indicará cómo llegar.

Ya adentro no queda más que subir escaleras para disfrutar las diferentes vistas que  se pueden apreciar desde los distintos miradores: Rodillas a 18 metros; Mano izquierda a 22 metros; Mano derecha (paloma) a 26 metros; Cintura a 30 metros; y Ojos a 44 metros. La estructura dispone un ascensor para las personas con discapacidad o adultos mayores. Desde sus miradores se puede observar gran parte del estado Trujillo, el Lago de Maracaibo y la Sierra merideña.

 

Además del monumento, en el lugar hay una pequeña iglesia y un parque para niños.La fe que sienten los creyentes es palpable.

Desde 1568 la virgen de Nuestra Señora de la Paz es la patrona espiritual de Trujillo y es patrona asimismo de la Diócesis a partir de 1960. La Paloma sostenida en su mano derecha simboliza el encargo de la presidencia de la República de Venezuela, de clamar por la paz de la tierra. El Monumento a la Paz, fue administrado durante años por una fundación privada, después de lo cual pasó a ser dirigido por la Gobernación del estado Trujillo.

Que esperas para visitarlo y llenarte de la espiritualidad y paz que te da este lugar desde que llegas, es que es un lugar hermoso para conocer!!